Arsieni, el padre y el poeta

Poco conocemos de la vida de Arsieni Alexandrovich Tarkovski, algunas fechas, anécdotas y datos sueltos. Fue poeta y traductor. Logró publicar su primer libro de poemas Antes de la nieve en el año de 1962. Para ese entonces tenía 52 años y había perdido una pierna en la segunda guerra mundial donde fue corresponsal del periódico Alarma de Guerra. No sufrió el exilio ni la persecución, pero su obra no era bien vista, de ahí que fuera publicada de manera tardía. Fue amigo cercano de la poeta Marina Tsvetáyeva. En su juventud tuvo tratos con Osip Mandelstam. En su poesía se presenta lo recóndito y lo ignorado como temas recurrentes, que dotan a sus poemas de cierta apertura interpretativa. Algo que no le venía bien al totalitarismo soviético que se afianzaba siempre al realismo como manera de expresión. Quizá lo que más conozcamos acerca de la figura de este poeta es que fue el padre del director de cine Andrei Tarkovski.

Aunque la obra de Arsieni es reconocida, es muy probable que muchos de sus lectores se enteraran –al menos en este lado del mundo– de su trabajo gracias a las películas de su hijo. Tanto en Zérkalo (El espejo, Unión Soviética, 1975) como en Nostalguíya (Nostalgia, Unión Soviética/Italia, 1983), los poemas del padre de Andrei son motivos importantes. En ambos filmes, los poemas del padre son leídos en una voz en off para mostrarnos una arista de los personajes que la narración fílmica no puede conseguir. La presencia del padre a través de su poesía cobra importancia en Andrei de una manera poco común en otros directores. Suele señalarse a Andrei como un poeta que –siguiendo su propia metáfora─ esculpía en el tiempo. Esa es su herencia más importante, la poesía. Si bien, conocemos poco de la vida de su padre Arsieni, la mejor manera de conocer su poesía es a través del cine de su hijo.

Creo que la mejor interpretación biográfica del poeta Arsieni se encuentra en la cinta Andrei Rubliov (Andrei Rublióv, Unión Soviética, 1971). Filmada en blanco y negro y situada en la Rusia del siglo XV, la película narra la vida del pintor que da nombre al filme. En el último bloque de la historia titulado “La campana”, un joven convence a los guardias del Gran Príncipe de que es capaz de fabricar una campana, pues su padre le ha transmitido el secreto de la fundición; si la campana no llega a sonar, el joven debe responder con su vida. Al llegar el día, la campana suena de manera nítida. Mientras todos celebran, el joven llora desconsoladamente y confiesa, entre sollozos, que su padre nunca le enseñó ningún secreto. El hijo hereda el oficio del padre. Arsieni, padre y poeta, transmite a su hijo el oficio de la poesía, sin decirle una palabra. Así, Andrei pudo hacer las películas que hasta hoy nos siguen maravillando, como una campana que repica a lo lejos, en medio del silencio. CA

***

El poema Primeros encuentros  de Arsieni Tarkovski que aparece en el filme El espejo, en traducción de Javier Sicilia y Georges Voet, puede consultarse aquí.

***

Este texto se publicó en la Revista Ocio (suplemento de Milenio Jaslico) el 19 de junio del 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s