El amor es extraño

LOVE IS STRANGE ⎢ Ira Sachs, 2014

Hay un giro en la filmografía de Ira Sachs, un cambio de parecer respecto al tema del matrimonio y de las relaciones de pareja que me parece sugestivo. De Keep the lights on (Estados Unidos, 2012), su anterior filme, recuerdo la incomodidad y la pretensión que reflejaban sus personajes, los ataques incesantes de celos, la agresividad que surgía de los engaños y las mentiras, las repercusiones de la adicción y el deseo. Estos aspectos propiciaban una experiencia avasalladora e hiriente para el espectador. Me sorprende que en su película más reciente, Love is strange (Estados Unidos, 2014), Sachs encare los conflictos de pareja con mayor amabilidad y comprensión. De nueva cuenta recurre a elementos autobiográficos, pero parecen estar más destinados al homenaje que a la confrontación, a señalar las virtudes del amor, a rescatar la inocencia de las personas cuando llegan a cierta edad.

Love is strange relata los avatares de Benjamin y George, una pareja de hombres sextagenarios cuya vida se ve afectada por la consumación de su matrimonio y el despido laboral de uno de ellos. Como el costo de vivir en la ciudad de Nueva York es inasequible, deciden solicitar asilo a familiares y amigos mientras resuelven sus dificultades económicas. En este conflicto de incertidumbre, Sachs aborda las vicisitudes del matrimonio (homosexual) desde su dimensión más afectiva e íntima: los compromisos que se establecen de manera implícita, las rutinas que hacen sostenibles el compartir un espacio, la necesidad de ser escuchado y perdonado. En pocas palabras, las prácticas cotidianas que permiten configurar una familia. John Lithgow y Alfred Molina hacen un trabajo notable al interpretar a esta pareja de edad mayor; ambos logran contagiar la vulnerabilidad de sus personajes, y exponen la fortaleza de una relación estable y madura.

Lo que me parece extraño es que el conflicto social que supone la película también se desenvuelve con cierta aprehensión. Siento que Sachs es moderado en cuanto al contexto religioso de la película. No discute ni cuestiona la posición de las instituciones católicas respecto a la diversidad sexual, sino que la abraza e intenta encontrar sentido dentro de su propia lógica y lenguaje. También encuentra una posición intermedia respecto al activismo: los guiños a los disturbios de Stonewall y a la pesadumbre provocada por la epidemia del VIH sugieren que los protagonistas no son apolíticos, pero su experiencia y fatiga los ha mantenido al margen de las causas sociales.

En cambio, la situación de la pareja sirve como contraste con la trama de uno de los sobrinos de Benjamin, un chico adolescente que se muestra indeciso ante sus propios embates emocionales. Esta dimensión de la película me recordó ampliamente a Margaret (Estados Unidos, 2011), de Kenneth Lonergan, en cuanto a mostrar la educación sentimental de los privilegiados, y en reconocer la formación de los jóvenes en relación con la ciudad y las artes. En Love is strange el crisol de la sociedad multicultural y multiétnica de Nueva York sucede de forma pacífica y en continuo diálogo: en las celebraciones que se observan en la película, los personajes están embaucados en conversaciones de cine y pintura, antropología y literatura, televisión y música. Ese escenario artístico, abocado en resaltar el amor y la sensibilidad, resulta más fructífero para la convivencia entre grupos disímiles que el enfrentamiento directo.

Si algo reclamo a la película es la solemnidad en su tono. La insistente apreciación que se hace de la belleza (del paisaje, de la figura humana, del tiempo, de la memoria) en algún punto se vuelve repetitiva. Como menciona uno de los personajes de la película, no había necesidad de embellecer algo que ya resulta romántico. La habilidad de Sachs como realizador se demuestra más bien en el manejo de su ritmo y de sus elipsis: en dos momentos del filme adelanta el tiempo de forma deliberada para asimilar con delicadeza las transiciones por las que pasan los personajes. Estos saltos narrativos funcionan como claves de información al espectador, pero proveen un efecto emocional que resulta cálido y sorpresivo. HH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s